PREGUNTAS QUE NO DEBES HACER DESPUÉS DE UNA ENTREVISTA DE TRABAJO

La clave a la hora de realizar las preguntas al finalizar una entrevista es interrogar a tu interlocutor sobre el trabajo y la empresa, no sobre los beneficios personales o excepciones que te gustaría que tuvieran contigo. Recuerda que las empresas buscan personas capaces de trabajar en equipo.

  1. ¿Cuándo puedo tomar mis vacaciones?

Espera a conseguir el puesto e iniciar tus tareas.

  1. ¿Es cierto el rumor de…?

Evita caer en chismes, es propio de personas conflictivas.

  1. ¿Controlan el uso de internet?

Denota que estás más preocupado por cómo se monitorea el uso del internet.

  1. ¿Podré realizar cambios en mis horarios?

Enfócate en obtener el trabajo. Más adelante podrás negociar.

  1. Información básica sobre la empresa.

¿A qué se dedica la empresa? Tarea que realizaste a fondo antes de la entrevista. De lo contrario, pasarás por una persona poco profesional.

  1. ¿Cuándo podría conseguir mi primer aumento o promoción?

Con esta pregunta demuestras disconformidad con respecto a esa propuesta. La empresa puede pensar que consideras que su oferta no es suficientemente buena y que puedes renunciar si no cumplen tus expectativas.

  1. ¿Qué tal estuve durante la entrevista?

El entrevistador puede sentirse presionado sobre si tienes posibilidades de obtener el puesto y nunca será una buena estrategia. La mejor opción es enviarle después una carta de agradecimiento y dejar pasar 3 o 4 días (o los que el entrevistador haya indicado) para llamarle y saber cómo continúa el proceso de selección.